Método Feynman: Descubre cómo funciona esta técnica de estudio

Cada estudiante dispone de su propia técnica para asimilar el contenido. Estudiar en la biblioteca junto al resto de compañeros, quedarse en casa, en silencio, en voz alta,  usar reglas…

Cada estudiante dispone de su propia técnica para asimilar el contenido. Estudiar en la biblioteca junto al resto de compañeros, quedarse en casa, en silencio, en voz alta,  usar reglas mnemotécnicas, esquemas, subrayadores de colores… Las combinaciones son infinitas.

De esta forma, vamos a ahondar en el método Feynman. Una técnica de estudio basada en el concepto de la asimilación e inventada por el propio Richard Feynman.

 

 

Richard Feynman, creador de la Técnica Feynman

Antes de adentrarnos en este método de estudio, conozcamos a su creador: Richard Feynman. Feynman ganó el Nobel de Física en el año 1965 y, durante su época como docente, enseñó esta técnica de estudio a su alumnado. Una metodología innovadora y altamente eficaz, que mejoraba los resultados de su clase.

 

¿En qué consiste el método Feynman?

¿Qué es el método Feynman? A grandes rasgos, esta técnica consiste en la explicación de teorías complejas, a través de un lenguaje sencillo y comprensible por todos. 

Con ello, se consigue la asimilación del concepto y, por consiguiente, que el estudiante sea capaz de transmitirlo a todo tipo de público.

En otras palabras: aprender a través de la enseñanza. La técnica Feynman es clave para trabajar la memoria y, por supuesto, para afianzar el conocimiento.  Y es que, esta idea se encuentra presente desde los tiempos más clásicos: el propio Cicerón advertía de que “si quieres aprender, enseña”.

 

El método Feynman, paso a paso

Entonces, ¿cómo funciona el método Feynman? A continuación, te indicamos cuáles son los 4 pasos necesarios para desarrollar esta metodología:

1. Elige el tema o apartado para estudiar

Antes de nada, es fundamental seleccionar el tema, apartado o definición que el estudiante quiere aprender. Para ello, hay que coger un papel y escribir el título con total claridad. 

El objetivo es que, desde un inicio, se establezca un foco en el aprendizaje. Es decir, que tú y tu cerebro seáis conscientes de qué es lo que vais a aprender.

2. Escríbelo, desarrollando dicho tema

Es el momento de leer el tema. Como es obvio, con una lectura solo se podrán retener ciertas ideas o detalles, pero no toda la lección. Acto seguido, el estudiante debe escribir todo lo que sepa. Redactar la lección, utilizando un lenguaje coloquial, sencillo y desarrollando todo lo que recuerde.

Una vez escrito el tema o apartado, el estudiante tendrá que explicarlo en voz alta, de la forma más clara posible. En efecto, como si diera esa lección a un niño o a una persona totalmente ajena a esa materia. 

Se tendrá que emplear un lenguaje claro, fácil y explicando los tecnicismos. 

De este modo, el estudiante consigue realizar un aprendizaje activo, ya que va a ser consciente de los conceptos más generales; pero a su vez va a observar también dónde está fallando. 

3. Completa la información que faltaba

A continuación, en este paso del método Feynman es necesario completar la lección en aquellos puntos donde falta información. Una relectura será del todo necesaria para esa revisión del tema.

Esta fase es una de las más importantes, ya que cuanto más desarrollado esté el tema, más posibilidades tendrá el estudiante de obtener una mejor calificación.

4. Reescribe el tema y da tu propia lección a un alumnado imaginario

Y el último apartado es evidente: reescribir de nuevo el tema con toda la información completa. ¿Nuestro consejo? Utiliza tus propias palabras y comprende lo que dices. Esa es la clave para asimilar de verdad un concepto y poder transmitírselo a cualquiera.

Y si todavía no has memorizado la lección, ¡repite el proceso cuantas veces necesites!

 

Ventajas de la metodología Feynman

Una vez explicado qué es el método Feynman, veamos cuáles son sus beneficios para el estudiantado:

  • Asimilación: Reiteramos este concepto, debido a su gran importancia. De acuerdo con la RAE, “asimilar” significa “comprender lo que se aprende, incorporarlo a los conocimientos previos”. De modo que el estudiante suma conocimiento.
  • Efectivo: El estudiante entiende lo que dice y, por tanto, asimila el concepto de una forma eficaz y eficiente.
  • A largo plazo: Esta técnica de estudio permite que el estudiante disponga de toda la información adquirida durante más tiempo. Toda una garantía a la hora de examinarse.

 

¿Ya sabes cómo poner en práctica el método Feynman? Desde IEP te animamos a que descubras nuestra oferta formativa en Máster Online. ¡Y elige el que más te guste!

 

Noticias relacionadas

Criptomonedas. No es oro todo lo que reluce

Criptomonedas. No es oro todo lo que reluce

Esta Masterclass tiene como objetivo analizar con cierta profundidad una parte cada vez más relevante del sector financiero, como lo es el mercado de los inversores en criptomonedas. En la sesión trataremos temas tan relevantes como:A....

Las 5 P del marketing mix

Las 5 P del marketing mix

Si hay algo que cambia a un ritmo vertiginoso es sin duda el mundo del marketing, sea marketing digital, de guerrilla, a pie de calle o el puro y convencional. Lo cierto es que cada día los consumidores somos más exigentes y las ofertas...