Diferencia entre prácticas extracurriculares y curriculares

Las prácticas en las empresas y en las instituciones están a la orden del día. Tanto que la mayoría de las universidades, grados superiores y muchas escuelas de negocios las…

Las prácticas en las empresas y en las instituciones están a la orden del día. Tanto que la mayoría de las universidades, grados superiores y muchas escuelas de negocios las incorporan en su programa o facilitan que se lleven a cabo de forma voluntaria. Antes de realizarlas conviene saber que hay dos tipos de prácticas diferentes: extracurriculares y curriculares.

practicas curriculares extracurriculares

 

A efectos prácticos no tienen por qué ser muy distintas, pero a efectos académicos lo son. En este post vamos a conocer en qué se diferencian y cuáles son más convenientes en cada caso.

 

1.      Prácticas curriculares

Las prácticas curriculares son prácticas académicas que están integradas en el Plan de Estudios. Se suelen convalidar por una asignatura llamada prácticas o Prácticum, el nombre que adquiere la memoria que hay que hay que entregar una vez que se completan.

El tratamiento de estas prácticas curriculares es como el de una asignatura cualquiera: tiene un número de horas estipuladas, unos créditos académicos y cuenta con el seguimiento de un tutor académico y de otro en la empresa.

El tutor de la empresa evalúa el desempeño y las destrezas adquiridas por el alumno y el estudiante suele ofrecer también un feedback sobre su experiencia en dicha compañía.

Aunque depende de cada institución, estas prácticas solo se pueden realizar cuando el alumno ha superado al menos un 50 % de los créditos, momento en el cual suele ser posible cursar esta asignatura.

En todos los casos en las prácticas curriculares debe existir la mediación de la institución académica, que suscribe un convenio con la entidad en la que trabajará el alumno. Los estudiantes pueden escoger entre las opciones que proporciona el servicio de prácticas de la universidad o bien proponer ellos mismos una entidad en la cual cursarlas.

 

2.      Prácticas extracurriculares

Las prácticas extracurriculares tienen exactamente el mismo fin que las curriculares, pero con la principal diferencia de que no se incluyen en el Plan de Estudios. Es decir, no forman parte de ninguna asignatura y no suponen la obtención de créditos. Este hecho no quita para que la entidad gestora de prácticas de la institución pueda ayudar al alumno a encontrar una empresa donde realizarlas.

Estas prácticas tienen carácter completamente voluntario y el alumno puede realizarlas hasta el momento en el que finaliza la carrera, normalmente con la entrega del trabajo final.

Y aunque no forman parte del programa de estudios, en el ámbito universitario sí que pueden ser contempladas en el título universitario (Suplemento Europeo al Título).

En resumen, las principales diferencias son su inclusión o no en el plan de estudios y el momento de su realización. Independientemente de eso, ambos tipos de prácticas pueden ser remuneradas o no remuneradas.

 

¡Y hasta aquí las diferencias entre prácticas curriculares y extracurriculares! Si estás buscando una institución donde continuar tus estudios y especializarte después de la universidad, te invitamos a descubrir nuestra oferta educativa en MBA Online y en Máster Online. Durante tus estudios y posteriormente como exalumno podrás formar parte de nuestra bolsa de empleo. Contáctanos y descubre el resto de las ventajas de estudiar con IEP.

Noticias relacionadas

Odoo ERP. Digitalizar lo que ocurre en tu empresa. 

Odoo ERP. Digitalizar lo que ocurre en tu empresa. 

Esta Masterclass tiene como objetivo conocer qué es un ERP basándonos en el ejemplo de Odoo y que hace a esta herramienta un elemento fundamental dentro de una compañía.  Este ERP que permite digitalizar las diferentes áreas de las que...

Viaje al otro lado del espejo laboral: quiero emprender ¿cómo lo hago?

Viaje al otro lado del espejo laboral: quiero emprender ¿cómo lo hago?

Esta Masterclass tiene como objetivo el conocimiento del mundo del emprendimiento. “Tengo una idea, ¿qué hago con ella? ¿Quién me puede ayudar? ¿Necesito invertir mucho dinero?” Estas son algunas de las preguntas que pueden pasarnos por la cabeza cuando nos planteamos la decisión.